Cambiando el Sistema, No el Clima: la PreCOP Social de Julio ha comenzado

texto original por Nathan Thanki, abajo traduccion en  Espanol por Maria Escalante

Saludos a todos desde Isla Margarita, el lugar de la primera preCOP social sobre el cambio climático. En los últimos años, hemos venido publicando en este sitio muchos comunicados, informes, polémicas, y lamentos desde los prefabricados y fríos espacios de las negociaciones sobre cambio climático de la ONU. Hemos visto y escrito cómo el proceso para negociar un nuevo tratado sobre el clima global (o cualquier sea su estado) se puso en marcha en 2011 y ha ido tropezando torpemente hacia adelante desde entonces.

photo credit Zack Emrbee


En caso de que no se haya dado cuenta como lector, estos escritos vienen cada vez más cargados de frustración. La “comunidad internacional” de los diplomáticos tiene, con tan sólo unas pocas excepciones notables (inténtelo usted: nombre alguno de los buenos), se ha dado una palmadita en la espalda así mismo y ha quedado al borde del abismo climático. Ahora nos enfrentamos con miedo a la realidad que en conjunto, pero especialmente entre los países ricos e industrializados, el nivel de ambición es tan bajo que el mantenimiento del calentamiento global por debajo de los niveles dañinos es esencialmente imposible.


La injusticia (la inequidad) de la situación es también uno de los puntos que más nos duele y es causa de gran parte de nuestra frustración – una gran parte del mundo “en vía de desarrollo” ya está luchando con las fuerza de la creciente pobreza, la escaces de energía y alimentos, y la privatización de los bienes comunes – todas consecuencias de las normas injustas del comercio internacional. Ahora también tienen éstos que sufrir los impactos del cambio climático, impactos en los que tienen poca responsabilidad en haberlos generado. Por lo que hemos visto, las negociaciones seguirán andando por el camino equivocado de no hacer nada más que establecer nuevos mercados de carbono, por ejemplo, como si eso fuera a abordar los problemas sistémicos de nuestras sociedades. Podemos y de hecho escribimos mucho acerca de las razones detrás de este panorama, pero desafortunadamente en gran parte que se deben a grupos poderosos que presionan a los gobiernos y un desequilibrio general – uno de los mejores ejemplos fue la COP19 en Varsovia, en donde hace un año el encuentro fue casi exclusivamente para el auspicio del sector privado (principalmente las empresas de combustibles fósiles).

Con todo esto dicho, aquí en Isla Margarita, esta vez no estamos reportando acerca de las negociaciones formales sí mismas, sino más bien acerca de un intento audaz por parte del gobierno Venezolano, en alianza con los movimientos sociales sobre del Sur Global, para inyectar las preocupaciones y demandas de la población en lo que es un espacio muy técnico y de desempoderamiento. Aunque la mayoría de los gobiernos dicen que “cambiar la cantidad de carbono que el sistema emite”, los venezolanos están diciendo “cambiar el sistema, no el clima.” Tendemos a estar de acuerdo con esto.

En la última oportunidad antes de que rueden los dados en las negociaciones climáticas de la ONU en el 2015 en Paris, el gobierno Venezolano se ha tomado muchas molestias para lograr alcanzar la visión de Hugo Chávez de cambiar el debate entorno al cambio climático mediante la recopilación de varios cientos de miembros de los movimientos sociales y de organizaciones de la sociedad civil aquí en Margarita para la preCOP social.

Además del contingente * internacional de activistas climáticos, acá hay alrededor de 140 activistas y académicos Venezolanos de más de 70 grupos, trabajando en una amplia gama de temas sociales y ambientales, no sólo las cuestiones pertenecientes al clima. Desde el 15 hasta 18 de julio, la reunión preparatoria comenzará el difícil pero necesario trabajo de establecer las bases de lo que será en noviembre el encuentro formal de la preCOP – estas bases tomarán la forma de una Declaración de los Pueblos ante el cambio climático. Aquellos de ustedes con una buena memoria más allá de cuatro años estará pensando en la similar Declaración de Cochabamba. Lo que surja del preCOP social puede y debe estar en la misma línea, pero estará mejor apuntado pues debe impulsar a los movimientos en acciones más impactante además de ser una herramienta útil para la lucha que se libra en la ONU.

photo credit Zack Embree


Con este objetivo, el equipo organizador ha, con el aporte de la sociedad civil, propuesto cinco “mesas” (mesas de debate) que se han establecido de la siguiente manera, cada uno con una lista correspondiente de puntos, o “guías para la discusión” con el fin de ofrecer una estructura de la conversación. Desde su propia admisión, estasl guías no son exclusivas ni exhaustivas, sino más bien son un punto de partida para que construyamos sobre él.

I. Los impactos sociales del cambio climático;

II. Ética climática: responsabilidades diferenciadas y capacidades respectivas;

III. Participación social en la toma de decisiones;

IV. La lucha contra el cambio climático: acción directa para la transformación;

V. Norte-Sur: Compromisos del Norte para activar acciones en el Sur.

Ellos han elaborado una metodología para ayudar nuestro trabajo, que verá cada mesa elegir a un facilitador en su primera reunión. Una persona afortunada tendrá la tarea de ser el relator y secretaroi, para trabajar con los facilitadores para asegurar que la visión y los puntos de consenso de cada mesa se ​capturen adecuadamente. Una persona incluso más afortunada tendrá la tarea de “introducir” el tema de cada mesa, tarea tan compleja e interconectada, al dar una breve visión general de los temas y preguntas relevantes a cada mesa.

Al final de estos intensos días aquí en Margarita, debemos salir con algo parecido a un borrador en progreso, o por un trabajo base que siente los fundamentos de la Declaración de los Pueblos. Con el fin de garantizar un amplio apoyo entre julio y noviembre, habrá un proceso para obtener comentarios y aportes de los movimientos sociales de todo el mundo en momentos clave, para que en noviembre los grupos presentes en Margarita pueden llevar adelante una Declaración de los Pueblos a la reuniones ministeriales de la preCOP. Hacia dónde contnua el proceso después de este punto es menos claro – encontrar la manera en la que este esfuerzo colectivo puede aterrizar dentro de las negociaciones formales es para valientes de corazón. Pero lo que está claro es que Lima está a la vuelta de la esquina y nos queda poco tiempo para llegar allí, y que el tramo final hacia París ya se empezó a trazar

*Debido a problemas administrativos alrededor de visas y papeleos, lamentablemente nos perdimos de la presencia de algunos participantes internacionales, que como de costumbre, los que venían de países en vía de desarrollo son siempre los más afectados. Sin embargo, el equipo organizador de Venezuela, sin duda alguna, ha aprendido sus lecciones en relación con la logística de la organización de viajes para tantas personas de todo el mundo, y se espera que sea capaz de garantizar la plena participación en el preCOP social en noviembre. El desglose regional definitivo de los representantes de las 79 organizaciones internacionales presentes es la siguiente: 12 de África, 26 de América del Norte, 80 de América Latina (excluyendo Venezuela), 34 de Asia y el Pacífico y 20 de Europa.

#precop #MariaAlejandraEscalante #Venezuela #UNFCCC #español #moviementossociales #clima #mariaescalante

©2019 by Earth in Brackets.